Get Adobe Flash player

NÓDULO TIROIDEO

Es el crecimiento anormal de las células tiroideas formando un tumor dentro de la tiroides. Aunque la mayoría son benignos (no carcinoma), una pequeña proporción de estos nódulos contienen cáncer de tirodes. Es por esto que la evaluación de un nódulo está dirigido a descubrir un potencial cáncer de tiroides.  Nueve de cada 10 nódulos son benignos. Los tipos de nódulos tiroideos no cancerosos más comunes son los llamados nódulos coloideos y las neoplasias foliculares. Si el nódulo produce hormona tiroidea independiente de las necesidades del cuerpo, se llama nódulo autónomo y en ocasiones producir hipertiroidismo. Si el nódulo esta lleno de líquido o sangre, se llama quiste tiroideo. 
 
¿Me produce algún síntoma?
La mayoría de los nódulos no causan ningún síntoma. Generalmente el médico lo descubre en el examen físico de rutina o usted puede notar un bulto en el cuello al mirarse al espejo. Si el nódulo está formado por células tiroideas que producen hormonas tiroideas en forma activa sin importar las necesidades del cuerpo, el paciente puede quejarse de síntomas de hipertiroidismo. 
Algunos pacientes se pueden quejar de dolor en el cuello, la mandíbula y el oído. Si el nódulo es suficientemente grande, puede causar dificultad para tragar,  cosquilleo en la garganta, dificultad respiratoria o ronquera. 
 
10372796 307883022695612 246126972733875839 n
 
¿Cómo se diagnostica?
La mayoría se descubren durante el examen del cuello que se hace por otra razón ajena a la glándula tiroidea. Una vez que se descubre el nódulo se tratará de determinar si el nódulo es el único problema o si toda la glándula ha sido afectada por una alteración en su función. 
Solo con el exámen físico  y los exámenes de sangre no se puede determinar si un nódulo es canceroso, por eso se requiere de pruebas mas especializadas como ecografía y/o  centellograma y una punción con aguja fina. 
 
¿Cómo se tratan los nódulos tiroideos? 
Todos los nódulos que se descubren que contienen cáncer o los que se sospechan que pueden ser cancerosos, deberían ser eliminados quirúrgicamente. La mayoría de los canceres son curables y rara vez causan problemas que pongan en peligro la vida.  
Cualquier nódulo tiroideo que no sea extraído deberá ser observado mediante exámen físico y con ecografía de  tiroides  periódicas. En alguna ocasión su médico puede intentar reducir el tamaño del nódulo dandolé tratamiento con hormona tiroidea a dosis un poco más altas de las que su cuerpo  necesita.
 
 

Recordatorios

Newsletter AMA



asd