Get Adobe Flash player

¡El mundial de la vida!

 

La final del mundial, que seguro no olvidaremos los argentinos por un largo tiempo, la vimos juntos con mi hijo de 8 años (Juan.).Todo venía de maravillas, los dos acostado en la cama grande, hasta el momento del gol Alemán. El ánimo de Juan tuvo un giro rotundo, se le vino el mundo al piso y se largo a llorar con una mezcla de odio y amargura que me sorprendió, ¡nunca lo había visto así!. Mas sorpresa fue en el momento en que los alemanes besaron la medalla y apuntaron a la cámara de televisión que se le salto la chaveta y les gritó "que se la metan en el c..." mi carcajada brotó a mares, pero al rato también mi preocupación. No podía dejar así la situación, si se iba a dormir cargado con esa angustia y ese odio esa noche no dormía, así que emprendí la difícil tarea.

Obviamente no la pude lograr de manera inmediata, pero si pudimos dialogar sobre como se venían comportando los jugadores de ambos equipos, obvio que todo tenía su límite solo bastaba un poco de ver jozar al equipo alemán besando las medallas, ni hablar de levantando la copa, y los patos se les volaban (menos mal que no vio los festejos en Alemania con ese baile de los gauchos). Luego de idas y venidas logramos rescatar los gestos que es adonde quiero ir y creo que es un logro que nos deja este seleccionado. No nos podemos permitir que los jóvenes o los niños olviden la actitud de Mascherano por citar un ejemplo dentro y fuera de la cancha. Nosostros los seres humanos como muchas de las especies que habitan la tierra, aprendemos copiando actitudes, movimientos, etc. es fácil reconocer esta forma de comportamiento en algunos gestos que hacemos igual a nuestros padres. Necesitamos mas ejemplos de este tipo o ser mas ejemplo para nuestros hijos. Este grupo nos mostró condiciones ejemplares por nombrar alguna : rigurosidad, humildad, entrega, compromiso, seguridad, respeto, honestidad, tranquilidad, trabajo, sufrimiento, ¡uf! ¡¡Y muchos mas ¡!

La cancha y la vida van de la mano, somos en la cancha lo que somos en la vida ¡!!

En mi años de adolescente, hice la secundaria en un colegio en donde además de estudiar y trabajar, dormíamos durante un mes y medio hasta que llegaba el día de salida (4 días en casa) hasta el domingo siguiente que todos los alumnos retornábamos a la Escuela Agrotécnica Salesiana de La Trinidad Ferré.
Recuerdo siempre que en cada cancha de fútbol, deporte que practicábamos todas las tarde incluido el sábado con unos 45 minutos de alargue que valían oro; había casi siempre dando vueltas y haciéndose el distraído un cura o un maestro del cole. Con el tiempo y ya casi terminando 6° año me atreví a consultarle a l Padre Rector, que por ese entonces se llamaba Alejandro Pujalsky, porqué esa situación y fué allí en donde aprendí una lección que hasta el día de hoy no dejo de recordar y seguidamente hago uso de ella. La respuesta fue sencilla y breve: "cuando ustedes juegan un partido se concentran tanto en el juego que dejan libres sus inhibiciones diarias, y se muestran naturalmente como son, estamos ahí para conocerlos mejor ".

el mundial de la vida

Desde ese día estudié minusiosamente la idea, observé y comparé el jugador con su personalidad tanto en la cancha como en su vida, y que gran sorpresa me llevé...hagan la prueba y verán cual cierta es la lección. El que hace el full, frena el juego y pide disculpas; el que pega de atrás a un jugador contrario que va directo al gol, el que putea a sus compañero por su frustración, el que teniendo un compañero en una mejor posición no da el pase y la tira a cualquier lado con tal de ser el goleador. Pasemos a la vida diaria en donde podremos encontrar al egoísta, el que busca siempre su beneficio sin ver si perjudica al prójimo, al que quiere ganar con injusticias sobre los demás, el que no sabe reconocer sus defecto y por ende no sabe trabajar en equipo o le cuesta sumarse a él, ejemplos de la vida diaria también hay muchos. Ahora, les propongo un ejercicio, pongan en una columna las actitudes en la cancha (o en cualquier juego) y en la otra los de la vida; creo sin dudar; que hasta un niño de doce años uniría aquellos que se relacionan.

Ya sé, ¿! el fútbol sin picardía, no es fútbol!? Si, pero como en la vida todo tiene su límite.

Volviendo a Juan hoy recuerda a Mascherano como el que mas se entregó, y que tenemos al mejor del mundo Leo Messí que jugó para el equipo, del chiquito Romero que ademas de recordar que mide 1,92 mts de altura... alguien le dijo "Hoy vas a ser el héroe" y su confianza en él mismo lo transformó. Esos son sus ejemplos de personas con el mundial todavía en nuestros recuerdos, espero que no se olvide de ellos, trataré de que no, porque son personalidades que vale la pena copiar.

"Para un país donde el fútbol representa tantas cosas, la participación en el Mundial dejó enseñanzas realmente profundas: el trabajo como base del éxito, jóvenes sanos como ejemplos a seguir, nacionalismo que no es partidismo, saber perder o ganar sin gesticulaciones"
Nicolás Pernett

Estos ejemplos a seguir por la juventud, muchachos que nos han enseñado a perder, dejando la piel, sabiendo que toda derrota es temporal, que siempre se puede volver a trabajar e intentarlo de nuevo, que perder con ánimo constructivo sin rabia y frustración nos permitirá ser siempre posibles campeones.
Hasta que un día como a los alemanes; nos cae una pelota, un pase ubicado ahí, ¿en donde no sabemos porque tenemos que estar, pero estamos?, en el minuto que menos nos esperamos... la vida pone la copa en nuestras manos. ¡Ojo a no confundirnos! No por fortuna sino fruto de la perseverancia, las buenas acciones, la entrega, el sacrificio y el trabajo en unidad... a la larga esto es la vida.

"La humildad es el principal valor en la vida"

Javier Mascherano

Hasta el mes próximo ¡!

 

Recordatorios

Newsletter AMA



asd