Get Adobe Flash player

 Recolocar emocionalmente al fallecido y continuar viviendo!  

En esta cuarta entrega de nuestras ya clásicas editoriales sobre el duelo, abordaremos la última etapa en las tareas del duelo.

 La cuarta tarea va a significar nada más ni nada menos que encontrar un ”lugar” para el difunto que permita a la persona superviviente estar vinculada con él, pero de modo que no le impida continuar viviendo. Algunas personas encuentran la pérdida tan dolorosa que hacen un pacto consigo mismas de no volver a querer nunca más. Debemos encontrar maneras de recordar a los seres queridos que han fallecidos llevándolos con nosotros, pero sin que ello nos impida seguir viviendo!

Llega un momento en que sabes que es necesario soltar el dolor y el pasado. La vida te espera llena de nuevas posibilidades. No hay nada malo en querer disfrutar, en querer ser feliz, en querer establecer nuevas relaciones… En realidad el corazón herido cicatriza abriéndose a los demás !.

Existen otras personas a quien amar y eso no significa que hemos de dejar de querer al ser que ha fallecido. Es entender con el corazón en la mano que el AMOR no se acaba con la muerte.

 No hace falta que las tareas del duelo se deban abordar de una manera lineal, se pueden revisar y adaptar con el tiempo a cada situación en particular.

 En cierto modo, nunca te recuperas de una pérdida significativa, porque ésta inevitablemente te cambia. Tú puedes escoger si ese cambio será para mejor.

 por Horacio Mazzeo

 


Facebook
 

 Cáncer de Mama

Para prevenir la enfermedad solo existe la detección temprana.

Para esto es imprescindible el autoexamen mamario mensual, realizado por la mujer misma y la visita al especialista (mastólogo) una vez al año; donde realizará la mamografía de detección anual en un centro especializado.
La mamografía es la forma más segura y precisa de identificar lesiones mamarias que aun no son palpables; se complementa con una ecografía mamaria en casi todos los casos.
La Sociedad Argentina de Mastología recomienda, una mamografía de base entre los 35 y los 37 años de edad, si tienen sus exámenes clínicos normales y no tienen antecedentes familiares de cáncer de mama.
A partir de los 40 años de edad hay que realizar una mamografía por año y en aquellas mujeres que tienen antecedentes de un familiar directo con cáncer de mama, como madre o hermana, deben hacerse la mamografía 10 años antes de la edad de detección del cáncer de mama del familiar.

Nota-cancer-mama-dra-biondini
En los últimos años se ha avanzado considerablemente en los tratamientos que pueden salvar vidas, lo que brinda nuevas esperanzas y estímulos.
Recordemos que el cáncer de mama representa el 17 % del total de cáncer en Argentina; las posibilidades de cura siempre guardan relación con el momento de su diagnostico.
Es por esto que se ha designado octubre como el mes de la concientización del cáncer de mama, donde se realizarán campañas en todos los medios de comunicación, en todo el país.
El color rosa que predominará en toda la campaña, iluminando edificios públicos, y sirviendo de fondo en la carteleria, pretende recordar la importancia de la prevención de esta enfermedad a las mujeres de todas las edades.

Dra. Liliana Biondini
Mastologa
M.P. 61554


Facebook
 

Sabias que?

¿Por qué cuando tenemos hambre nos gruñen las tripas?

¿Te ha pasado que ya sea en la escuela, el trabajo o en algún lugar público te gruñen las tripas? ¡Que vergüenza, que bochorno! Dices ojalá no hayan escuchado... pero te das cuenta que sí y lo único que dices... "ay ya tengo hambre". ¡Bochornosa situación! Pero es de lo más normal, pero ¿por qué sucede? ¿A qué se debe? Hoy veremos la explicación.

sabias que-porque tenemos hambre nos gruñen las tripas
El sonido de tripas recibe el nombre de borborigmos. Los produce el movimiento de los intestinos cuando impulsan la comida a través de ellos.
Se producen cuando estamos haciendo la digestión y cuando tenemos hambre. En este último caso el volumen del sonido suele ser más alto. La comida discurre a lo largo de los intestinos con contracciones musculares que la empujan desde la parte alta del intestino delgado hasta el ano. Se llaman movimientos peristálticos.
Estos movimientos baten, amasan y mezclan la comida con diferentes compuestos químicos que segrega nuestro organismo. Durante este proceso se liberan gases, producto de las reacciones químicas. Por eso, los sonidos nos traen a la cabeza la imagen de un líquido burbujeante.
Tras dos horas con el estómago vacío, nuestro cuerpo reclama más comida. Produce hormonas que nos despiertan la sensación de hambre y estimulan los nervios del estómago que envían una señala al cerebro que comienza de nuevo la contracción de los músculos, que recogen los pocos restos de comida que se han quedado en el estómago y el intestino.
Los sonidos que acompañan a los movimientos intestinales se producen durante 10 ó 20 minutos cada hora hasta que volvemos a comer. Y suenan especialmente alto porque el intestino y el estómago están huecos y el sonido se propaga mejor. Pensar, oler o ver comida también puede desencadenar este fenómeno.
Cuando los ruidos son más fuertes y frecuentes de lo normal pueden ser signo de alguna patología, como por ejemplo síndrome de intestino irritable. En estos casos suele ir acompañado de otros síntomas como diarrea, gases, hinchazón y retortijones. Y por supuesto, hay que acudir al médico.


Facebook
 

 La importancia del agua

 ¿Será verdad que hay que beber dos litros de agua por día?

Recomendaciones tales como "no esperes a tener sed para beber líquidos", "tené siempre cerca un vaso de bebida: en el escritorio de la oficina, en la mesa de la computadora o en la mesita de luz" o "proponete tomar 1 vaso de agua o 1 taza de infusiones  cada dos horas" son las que nos inculcan a diario y en realidad no hay evidencia de que esto sea beneficioso para la salud,  que permita que los médicos hagamos esta recomendación en forma generalizada, como se escucha frecuentemente.

Lo que el cuerpo necesita es una cantidad de líquido que permita que el riñón haga su trabajo de filtrar toxinas y además se reponga la pérdida de agua producida por la transpiración, la orina y las heces.  Esto suele suplirse simplemente con las comidas y bebidas que ingerimos en el día, sin necesidad de agregar mucho más.

¿Cómo saber si estamos recibiendo la cantidad necesaria de líquido?

El regulador natural es la sed.  Un adulto sano en condiciones normales toma habitualmente la cantidad de líquido necesaria para su organismo en su ingesta diaria.  Si su organismo requiere más de lo que está recibiendo, lo alertará a través de la sed.

Cuando hablamos de líquido, no nos referimos sólo a agua, sino a todas las bebidas y alimentos que consumimos normalmente que la contienen, como frutas y verduras, leche, gelatina, infusiones, sopa, etc.

Dos grupos a los que hay que prestar un poco más de atención son los bebés y las personas mayores, porque son más vulnerables a la deshidratación y el mecanismo de regulación de la sed funciona menos ajustadamente.  De todas maneras, esto no significa estar todo el día bebiendo agua por las dudas, sino por ejemplo, en caso de saber que esa persona perdió líquido, reponerlo aunque no tenga tanta sed.

¿Hay situaciones en que es necesario beber más agua?

Sí, cuando la pérdida de líquido es mayor, como por ejemplo en días de mucho calor, luego de una actividad física intensa o en casos de fiebre, diarrea o vómitos, conviene tomar liquido. Además, como medida preventiva, en algunas enfermedades se aconseja tomar más agua, por ejemplo en las personas con tendencia a tener infecciones urinarias o cálculos renales (aunque no en la etapa aguda, cuando el síntoma está instalado, porque podría aumentar el malestar). Por el contrario, hay otras enfermedades donde la ingesta de líquido está restringida como es el caso de pacientes con patología cardíaca o renal en los cuales la acumulación transitoria de liquido pueden descompensarlos.

Dr. Mauricio Pierangelo - (Nefrólogo) - M.P. 63439 / M.N.  127031


Facebook
 

Trastorno de Personalidad

La personalidad esta formada por un conjunto de rasgos: UN RASGO ES UNA FORMA DE PENSAR, SENTIR Y COMPORTARSE ESTABLE EN EL TIEMPO, ES LO QUE LLAMAMOS EL CARÁCTER PARTICULAR DE CADA UNO.

Estos rasgos para ser normales han de admitir cierta flexibilidad y variabilidad, es decir una persona tiende a pensar, sentir y comportarse en general de una misma forma al interactuar con el medio pero si las circunstancias lo requieren la personalidad normal tiene la capacidad de adaptarse y flexibilizarse.

LOS TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD SON UNA EXAGERACIÓN PATOLÓGICA ("ANORMAL") DE LA PERSONALIDAD NORMAL. Así se entiende que los rasgos de la personalidad son un continuo y es la exageración de los rasgos lo que determina un trastorno de la personalidad. Esta exageración de los rasgos produce siempre dada la poca adaptabilidad del sujeto al ambiente unos costes: síntomas ansiosos y síntomas depresivos.

LOS TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD SUELEN ESTAR "ESCONDIDOS" DETRÁS DE SÍNTOMAS como la ansiedad, la depresión, problemas como el alcoholismo, la alimentación, los problemas sexuales, y conflictos de pareja y laborales, entre otros.
Los síntomas son la cara visible de los trastornos de la personalidad. La persona que tiene un trastorno de la personalidad no es en absoluto consciente de su forma de ser patológica, pero si sufre los síntomas que produce.

La persona que padece un trastorno narcisista de la personalidad no es consciente de su forma exagerada de reaccionar ante la crítica aunque sí es consciente de los síntomas ansiosos y del malestar que la situación le produce.

trastornodelapersonalidadlimite

LAS PERSONAS QUE PADECEN UN TRASTORNO DE LA PERSONALIDAD POSEEN UNA SERIE DE CONVICCIONES (ESQUEMAS COGNITIVOS) DISFUNCIONALES.

La forma que tiene una persona de interpretar la realidad condiciona su manera de sentirse y de comportarse.

Por ejemplo, si a una persona con un trastorno narcisista de la personalidad se le critica y se le dice que ha hecho algo mal, entonces se activarán en él esquemas cognitivos disfuncionales tales como "no soy válido" o "no hago nada bien" o "como puede decirme esto a mi", que producirán en él una reacción desproporcionada de ira, comportándose de forma agresiva. Los esquemas cognitivos disfuncionales o erróneos se activan de forma automática no siendo consciente de ello la persona.

PARA TRATAR LOS TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD LOS TERAPEUTAS TIENEN QUE UTILIZAR ESTRATEGIAS E INTERVENCIONES ESPECIALES PARA QUE LOS TRATAMIENTOS SEAN EFECTIVOS.

En muchas ocasiones una persona puede sufrir un problema de ansiedad como por ejemplo agorafobia (miedo intenso a espacios cerrados o multitudes); para estos casos existen técnicas cognitivas y conductuales de probada eficacia que solucionarían el problema eficazmente. En el caso de que detrás de esta agorafobia exista un trastorno de la personalidad estas técnicas psicológicas que abordan únicamente la agorafobia no serían suficientes ya que la persona volvería a padecer la agorafobia al cabo de un cierto tiempo.

Lo mismo ocurre con las depresiones: cuando las depresiones son recidivantes (se repiten en el tiempo) suelen tener un trastorno de la personalidad de fondo en un alto porcentaje de los casos, por ello las técnicas comunes para el tratamiento de la depresión, así como los fármacos antidepresivos solamente alivian la depresión temporalmente y la persona se ve condenada a sufrir episodios depresivos repetitivos a lo largo de su vida.

Por ejemplo un paciente que presenta síntomas depresivos tales como el cansancio, la falta de interés en las actividades cotidianas, de disfrute, falta o exceso de apetito, problemas de sueño entre otros, podría beneficiarse de una terapia con técnicas comunes para el tratamiento de la depresión que aliviaría sus síntomas, así como con un uso de psicofármacos tales como los ansiolíticos y antidepresivos. Si la persona además de tener estos síntomas depresivos tiene un alto nivel de perfeccionismo, un sentido muy estricto de la justicia, tiende a ver las cosas dicotómicamente (en blanco y en negro) y le importa mucho lo que los demás piensen de él (deseabilidad social), entonces estaríamos hablando de un trastorno obsesivo de la personalidad de base, que intermitentemente ocasiona episodios depresivos a lo largo de toda la vida del paciente. En este caso para erradicar definitivamente los síntomas depresivos se debería tratar el trastorno de personalidad de fondo con técnicas especializadas para el tratamiento de este trastorno de la personalidad. Si esto no se hace el paciente volverá a experimentar estos síntomas depresivos y en el caso de que tome psicofármacos podría desarrollar una dependencia de los mismos, especialmente de los ansiolíticos.
Psic. Carla Diaz


Facebook
 

Recordatorios

Newsletter AMA



asd