Ultrasonido

ultrasonido2

La terapia por ultrasonido trabaja donde se encuentra la adiposidad localizada, permitiendo ablandar y desinflamar zonas complicadas como abdomen, cintura, glúteos y piernas. El tratamiento por ultrasonido se aplica con gel, obteniéndose buenos resultados en piel de naranja y en pequeñas adiposidades localizadas. El ultrasonido es altamente indicado para casos de celulitis y queloides circulatorios, facilita una mejor oxigenación de los tejidos, favorece la reducción de obesidad localizada y ayuda en la modelación corporal. Además actúa produciendo un mayor drenaje circulatorio y una disminución de los edemas regionales.

¿Cómo es el tratamiento por ultrasonido?
El ultrasonido consiste en aplicar en la zona a tratar ondas de frecuencia entre 1 y 3 Mhz . La piel absorbe las ondas de ultrasonido. La absorcion de las ondas de ultasonido generan cambios térmicos, mecánicos y químicos en la piel. El ultrasonido solo trabaja sobre los tejidos conjuntivos y adiposos evitando otros tejidos. Las ondas de ultrasonido al ser absorbidas por la piel generan dos tipos de efectos: el primer efecto generado por el ultrasonido es térmico, una sensacipon de calor en el area tratar, mientras que el segundo efecto del ultrasonido es de cavitación, microinducción e inducción acústica. La cavitación que genera el ultrasonido consiste en la producción de burbujas microscópicas de aire que a su vez transmiten las ondas de ultrasonido estimulando las membranas de las células. Se ha comprobado que este tipo de estimulación por ultrasonido mejora la capacidad de reparación de las células en caso de inflamaciones, por lo tanto el ultrasonido también se utiliza para tratar articulaciones y músculos inflamados. El ultrasonido también mejora los procesos circulatorios.


Facebook