Pediatras


Todo lo que debes saber para este verano poder disfrutar del agua junto a tus hijos

El agua constituye uno de los lugares más frecuentes de accidentes, sobre todo, relacionado a la natación en piletas o fuentes de agua naturales (ríos, mar, lagos, etc.)

Sin embargo no deben olvidar que unos pocos centímetros de agua es todo lo que se necesita para que ocurra un accidente, tal como podría suceder en bañaderas, piletas inflables o cualquier otro lugar.
Enseñar a nadar a sus niños es muy importante. La edad de inicio recomendada es a partir de los cuatro años. Pero el hecho que un niño sepa nadar no significa que él estará seguro en el agua. Por ello deben tener supervisión adulta siempre que estén en el agua o cerca de ella.

Recomendaciones para el uso seguro del agua en piletas y fuentes de aguas naturales

1 - Los niños deben tener supervisión visual constante.
Todo adulto responsable de dicha supervisión debe saber nadar, así como estar entrenado en la reanimación cardiopulmonar básica (RCP), y la forma de conseguir rápidamente ayuda de emergencia.

2 - Enseñe a sus niños reglas de seguridad y refuércelas cada vez que vaya al agua:
No correr.
No empujar a otros al agua.
No nadar solo.
No nadar durante tormentas y o relámpagos.
No sumergirse o bucear excepto cuando está permitido y supervisado por un adulto.
No jugar en el borde de la pileta.
Pedir permiso y tener supervisión de un adulto antes de entrar en una pileta privada.

3 -Las piletas deben estar totalmente cercadas (360º).Los cercos deben tener no menos de 1.50mts de alto, y los barrotes estar separados por una distancia no mayor a 10 cm, entre ellos y con la pared, para evitar que el niño pueda pasar por ese espacio. Las puertas de acceso deben tener picaportes de autocerrado colocados a una altura que no pueda ser alcanzado por los niños y la llave debe ser guardada en un lugar seguro. Debe haber salvavidas de arrastre disponibles, y un teléfono cercano con los números de emergencias.
Recuerde que los elementos vistosos en el borde de la pileta pueden atraer a los niños

4 - Enseñe a sus niños a no usar juguetes inflables ni colchonetas de agua como salvavidas. Ellos pueden desinflarse y el niño hundirse.

5 - Enseñe a sus niños a pedir auxilio en caso que vean a alguien con dificultades en el agua. No deben ingresar a la misma, pero pueden arrojar un elemento de flotación al accidentado e inmediatamente pedir socorro efectivo.

2

6 - Pruebe la temperatura del agua antes de permitir que los niños entren; las aguas muy frías pueden causar problemas serios en la respiración y calambres

7 - Recuerde: cuando un niño desaparece de la vista de sus cuidadores, buscar siempre primero en las fuentes de agua, y asegurarse que no esté allí. Controle el fondo.

8- Los niños con necesidades especiales (discapacidad, epilépticos, etc.) tienen un riesgo 4 veces mayor de sufrir ahogamientos. No lo olvide e intensifique la supervisión

9- Los adolescentes son un grupo de riesgo especial, debido a las características propias de su edad. Es importante enseñarles que no deben realizar "clavados" ni tirarse de cabeza sin asegurarse que la profundidad del agua sea suficiente o sin la capacitación adecuada. Nunca deben nadar en corrientes de agua sin conocer perfectamente el lugar. En mares, ríos, arroyos, etc., deben respetar las órdenes de precaución o de prohibición de baño. No deben tomar alcohol antes de nadar.

10 -Hable con su pediatra sobre prevención de accidentes en el agua, y los riesgos especiales considerando la edad y el lugar donde sus niños viven y juegan

El agua puede ser una fuente de gran placer, pero también un peligro potencial. Enseñe e inculque a sus hijos hábitos adecuados de autocuidado. Tome precauciones. Prevenga accidentes.

Para tener en cuenta:
Impulsar la enseñanza organizada y completa de aprender a nadar correctamente a todos los niños a partir de 4 a 5 años.
Apoyar su práctica periódica para no perder el aprendizaje y perfeccionarlo.
Toda actividad lúdica acuática antes de los 4 años, puede ser beneficiosa como preparación a un aprendizaje formal y duradero, pero no garantiza que un niño menor de esa edad pueda nadar ante una emergencia sin ayuda.
Chalecos salvavidas: se eligen por peso y no por edad. El niño debe mantener la cabeza fuera del agua, aún inconsciente. Elegir los de abertura anterior, con al menos 3 broches y correa pasada por la zona inguinal, confeccionados en material de alta flotabilidad.
La visión permanente de un adulto es la medida preventiva más simple, económica y eficiente para vigilancia de los niños, especialmente los que no tienen "noción del peligro" (en gral. debajo de los 4 años).
Toda piscina debe tener un cerco completo, idealmente de 1,50m de altura, y una única puerta de acceso no accionable por los niños.
Antes de zambullidas (de cualquier tipo) desde el borde o trampolines un adulto con experiencia debe evaluar la profundidad de la pileta en la zona de caída en el agua.
El exceso de cloro, es agresivo para los ojos, nariz, pelo, piel y por ingestión involuntaria. Lo ideal es que las piletas para niños tengan antisépticos "no clorados".

Fuente: Sociedad Argentina de Pediatría


Facebook
 

Pediatras que atienden en nuestros consultorios:

  • Dra. Nazar Yamila
  • Dra. Santarelli, Cintia
  • Dra. Gutierrez, María Fernanda
  • Dra. de Cristoforis Florencia

Utilice nuestro formulario de contacto, ante cualquier duda, nos puede contactar a los teléfonos 4429922 / 4433388 o dirigirse en los horarios de atención al público a - AMA - Bme. Mitre 165.

 


Facebook